Advierten que se pretende acelerar estatización de la economía

CELAC: Acercamiento, Coyuntura y otros Intereses.
TRINIDAD & TOBAGO: Diversidad y crecimiento económico

Moises Bittan

Moisés Bittán, miembro de la comisión de economía y finanzas de Fedecámaras, mostró preocupación por las desventajas que tendrían las empresas privadas de acuerdo a las nuevas normativas que se aprobaron vía Habilitante como la Ley Orgánica de Bienes Públicos.

«Estas nuevas leyes que han sido súbitamente aprobadas por la vía de la Ley Habilitante pudiesen tener varias lecturas, pero lo que queda en evidencia es una clara desventaja para aquellas empresas que asuman seguir siendo privadas, a diferencia de aquellas empresas mixtas que ya pasan a ser administradas como entes públicos lo cual sin duda es una trampa porque lo que inicialmente fue una invitación para asociarse con el Estado para acometer determinados proyectos pasa a ser arropadas por el sector publico lo cual pone en minusvalía esos accionistas».

Para Bittán, consultado en Actualidad de Unión Radio, es evidente el objetivo del Ejecutivo de «implementar un sistema hegemónico económico, donde las grandes actividades pasen bajo el control total del Estado, lo cual contraviene la Constitución y se le cercena a consumidores, productores y muchos entes de la sociedad la oportunidad de tener una mayor competencia».

A su juicio, la decisión de determinada empresa de asociarse o no va supeditada a las condiciones favorables que puedan obtener al asociarse al Estado, «lo cual a su vez aquellas que se asocian representan una ventaja o competencia desleal a las que no lo hacen porque podrán adquirir dólares de una manera más fácil, tendrán algunas exenciones en materia tributaria lo concerniente a permisos se le dará de una manera más sencilla y esto contraviene el espíritu de competencia necesario para que una economía actúe en igualdad de condiciones.».

Bittán aseguró que se pretende «pisar el acelerador de la estatización de la economía venezolana y vemos como el Estado pretende hacerse con buena parte del parque industrial y productivo venezolano lo cual es contraproducente, e incluso contraviene ese espíritu de evitar esas prácticas anti monopólicas que en estos días también ha estado en el tapete».